Tipos de jugadores

Siempre que hablo de juegos, suelo clasificar en mi cabeza a los tipos de jugadores en cuatro categorías: no jugones, jugones en formación, jugones y jugones de pro. Más que nada porque pienso que muchas veces los consejos/experiencias/juegos que encajan para mi familia (que nos considero «jugones en formación») es probable que no encajen para los otros grupos.

Estas «categorías» son puramente subjetivas y las explico simplemente para dar un contexto a lo que escribo. ¡Por lo tanto, no toméis nada de esto en serio! Así que, en resumen, de que demonios estoy hablando cuando escribo sobre:

No jugones

En esencia es gente que simplemente no comparte la pasión por este hobby. Y si amigos, tienen todo el derecho del mundo a no gustarles los juegos de mesa… ¿o es que simplemente no lo han probado? Yo los suelo distinguir por:

  • Lo último que se les pasa por la cabeza es jugar a un juego de mesa para matar el tiempo. Tienen que estar muy aburridos.
  • Su infancia con juegos de mesa suelen ser monopolys, risks, cluedos, hotel, ocas, trivials, parchis, etc. quizás algún abstracto como el ajedrez, las damas o el dominó.
  • Algunos han tenido malas experiencias (¡esas humillaciones al risk o al monopoly crean traumas!)
  • De adultos quizás han visto y/o jugado algún party como el taboo o el jungle speed y algún juego de cartas de baraja española/francesa.
  • Suelen tener prejucios o ideas preconcebidas respecto al hobby, aunque cada vez menos.
  • Quizás tenga algún juego de iniciación que le han regalado, estilo catan, carcassone, aventureros al tren… al que no le han dado mucha bola probablemente.

Si te dedicas a «evangelizar», cuidadito no te vuelvas un pesado. Hay momentos propicios y juegos para ello, forzar la situación es perder el tiempo (¡y potencialmente amigos!).

Por mi experiencia, una cosa es mostrarles el camino, enseñarle que hay juegos por ahí más alla del Monopoly. Pero si no les sale de ellos buscar sobre el tema o pedir jugar más adelante, es que simplemente no les gusta esto y punto. 

Y todos sus juegos acaban tarde o temprano en wallapop...

Y al final todos sus juegos acaban en wallapop …

Jugones de PRO

El otro extremo. No sólo son unos apasionados del hobby, en el que piensan día y noche, además son verdaderas enciclopedias lúdicas con patas. Años y años de hobby y horas y horas de juego, les han formado en jugadores de «pro». La experiencia es un grado, y en este hobby también:

  • Han jugado, literalmente, a cientos de juegos. Es por ello que practicamente ninguna mecánica les sorprende. Todo les suena a algo que han jugado anteriormente.
  • Son capaces de abstraerse completamente del tema y analizar simplemente el diseño del juego, sobre todo cuando juegan eurogames.
  • Conocen a los diseñadores, editoriales y ilustradores de memoria.
  • Muchos tienen un afan coleccionista desmesurado para un externo al hobby, llegando a poseer sin problemas cientos de juegos. O bien son máquinas de la compra – venta. Es más que probable que hayan poseido y vendido muchos más juegos de los que tienen en su colección en este caso.
  • En cualquier caso, valoran el metro cuadrado más que el dinero que se gastan en los juegos, ¡Mas que nada porque no saben donde meter más!
  • Son extremadamente selectivos con lo que entra en su colección, incluso los «coleccionistas». Un juego debe ser realmente muy bueno para convertirse en un «keeper», ya que suelen tener una alternativa mejor en su ludoteca.
  • Muchos de ellos son generadores de contenido (podcast, blogs, etc.) o de comunidad.
  • Ya tienen muy claro lo que les gusta y lo que no. Y evitan como la peste aquello que saben perfectamente que no les gusta, aunque sea un buen juego en esa categoría o una mecánica muy bien implementada. Dejaron atras la experimentación, al menos en cuanto a compra se refiere, y valoran mucho su tiempo, ya que tienen cientos de alternativas que disfrutar y que conocen.
  • En algunos casos, por estar de vuelta de todo y el hecho de probablemente haber pasado por alguna fase de desencanto con la afición por motivos diversos, pueden dar la impresión de que son un poco rancios o esten cansados del hobby. Pero no nos engañemos, están enganchados hasta las trancas probablemente…

No, no es una tienda, es parte de lo que fue la colección de Darryl Rubin (Foto: TechRaptor)

El microbadge de la BGG que constata que has tenido más juegos en tu posesión que lo que actualmente tienes. Eso suele ser signo de alguien que ha razionalizado una extensa colección y es un hacha de la compra-venta de juegos.

Un coleccionista de pro como Hopalong, autor del blog BATs cave, tiene más juegos y expansiones en su colección que partidas anotadas en la BGG.

Jugones

 Aunque no tienen la experiencia de los jugones de pro, tienen el state of mind: piensan todo el día en el hobby, juega muy asiduamente y empiezan a tener una colección mayor de lo que una persona fuera del mundillo consideraría razonable

  • El nexo de la gente que encajo en este grupo es el entusiasmo por el hobby. Suelen estar abiertos a probar todo tipo de juegos/mecánicas, aunque depende del tiempo que lleven en la afición, es muy posible que se vayan decantado por algún formato de juego particular que les guste más.
  • Los juegos de mesa son una de sus aficiones top. Trata de echar partidas siempre que se pueda. Es posible que busque activamente gente con la que compartir el hobby, si es que no tiene un grupo habitual ya, y frecuenta las plataformas de juegos de mesa online como BGA, Yukata, tabletop, etc.
  • Investigan por si mismos: suele estar enganchado todo el día a la BGG, BSK, canales, blogs, etc. Hace tiempo que han entrado en la madrigera del conejo…
  • Puede que hayan comprado algunos (o muchos!) juegos financiados via plataformas de financiación colaborativa como kickstarter. Quizás incluso esten en fase de compra compulsiva, ya que quieren probar todo y tienen que «recuperar» el tiempo perdido.
  • Empiezan a tener sus gustos más claros y son capaces de ver fallos de diseño graves. Los juegos de iniciación, a los que les dieron muchísimas partidas, empiezan a quedarse algo «cortos» o los quemaron totalmente.

Si conoces esta página web…

Y encima te gusta más el formato antiguo…

…entonces es muy probable que ya te puedas definir como jugón.

Jugones en formación

Para mí, son personas a las que les gusta jugar, pero son un grupo algo más pasivo. Es un hobby más, aunque quizás bastante menos prioritarios que otros. Puede que sean «víctimas jugonas» o hijos o amigos próximos. El nexo de unión aquí es la curiosidad y el estar abiertos a descubrir y probar juegos.

  • Como mínimo, han dado el paso siguiente a un no jugón: después de un carcassone – catan – aventureros al tren o algún otro juego de iniciación, han probado ya al menos una media docena de juegos modernos y sobretodo no les importa seguir probando. ¡Tienen el veneno en el cuerpo!
  • Consideran que echar una partida a un juego de mesa es una alternativa de ocio válida y respetuosa (y no una opción «residual»). Tanto como ver una película, jugar a la consola, leer un libro, etc.
  • Se dejan más bien asesorar por alguién de su grupo habitual. No suelen tomar la iniciativa, ya que suele haber un jugón muy entusiasta que busca por ellos los juegos, lee y explica las reglas, etc.
  • Y sin embargo, puede que ya hayan comprado su primer juego por si sólos. ¡Incluso puede que se planteen regalar juegos de mesa a adultos! Lo importante es que han han dado ese salto de mentalidad, el juego de mesa ha dejado de ser una cosa de raritos o de niños.
  • En algunos casos pueden considerarse «víctimas jugonas»: personas relacionadas con un jugón y que están en la afición indirectamente por el.

Un jugón en formación como Xavier suele estar abierto a probar casi cualquier cosa en cuanto a juegos. Incluso un buen y clásico abstracto como el ajedrez.

Como ya he dicho, esta absurda clasificación que hago en mi cabeza, sólo sirve para poner un marco cuando escribo sobre el hobby. La clasificación podría ser completamente distinta, y de hecho muchos lo hacen por los tipo de juegos a los que les dan más: eurogamer, ameritrasher, familiar, etc. Otros sólo distinguen entre jugón y no jugón.

Y es que, mi opinión es que hay que categorizar más bien por la experiencia que se tiene en el hobby y en como te lo tomas. Los «jugones» tienen un state of mind. Son jugadores más hardcore, están dispuestos a invertir muchísimo tiempo y esfuerzo en el hobby. Los que llamo  «jugones en formación» todavía no han alcanzado ese estado, están explorando todavía. 

Sin embargo, yo creo que con la afluencia de gente que ha llegado al hobby (yo entre ellos), falta unas categoría intermedia: ese jugador, que esta iniciandose en los juegos de mesa modernos, pero no es un puro novato, el «jugón en formación». 

Hay juegos que jugón y jugón en formación pueden apreciar juntos. En nuestro caso, clank es uno de ellos.

Y sin embargo, hay un lugar de entendimiento entre jugones y jugones en formación. Son juegos en los que ambos tipos de jugadores se mezclan y disfrutan.

Estos juegos, en mi experiencia personal, suelen tener elementos comúnes: suelen ser relativamente simples de reglas, pero con profundidad. Tener una rejugabilidad decente y tener algún componente de azar o caos que permita al jugador menos experimentado tener una mínima oportunidad frente a alguno que lleva muchas más partidas que el otro.

Hay que tener cuidado eligiendo juegos cuando se mezcla ambos jugadores. Al jugón no le suele asustar la dificultad si el juego le motiva y además tiene algo de experiencia en curvas de aprendizaje. Sin embargo, el «jugón en formación» no tienen el bagaje que les puede atacar esos juegos más fácilmente, les supone más esfuerzo. O puede que simplemente ir a juegos muy complejos no les apetezca por la razón que sea e incluso nunca les apetecera: el que yo los llame «en formación» no significa que vayan a evolucionar en ese sentido. En cualquier caso, para el «jugón en formación» la complejidad suele ser un obstáculo.

Los jugones son son más elitistas también, mucho más con la experiencia por lo que voy viendo. Los «jugones de pro», por poner ejemplos concreto toleran menos los juegos que tienen mucho azar, que están muy dirigidos o que son ensaladas de puntos. Los problemas de diseño los ven más rápido y los perdonan menos. Los «jugones en formación» se rompen menos la cabeza en ese sentido. Buscan más el disfrute, la socialización, la fluidez, la diversión… Incluso el azar y algunos fallos de diseño les viene bien para poder competir en las partidas con un jugón.

Al menos esa es mi experiencia personal. No soy un jugón de pro, pero claramente me va la marcha. Me considero jugón, mas bien por motivación que por experiencia. En cualquier caso trato de ponerme en la piel de los dos tipos de jugadores, lo que no es difícil porque redescubro el hobby un poco de cero.

Este blog va justamente de eso: ¿Cómo mezclar «jugones» y «jugones en formación» y que ambos disfruten?

Y por el camino os contaré las peripecias «lúdicas» de mi familia…