Museum

  • Número de jugadores: 1 a 4 (Recom. a 3 – 4)
  • Tiempo de juego: 60-90 minutos
  • Mecánicas: Set collection & Draft
  • Tipo: Competitivo (puntuación final)
  • Dependencia del lenguaje: Poca, aunque alguna carta con texto a explicar al niño quizás. 
  • Primera vez que jugó Xavi: 2020 / 7 años.

¿De qué va?

Ponte en la piel de un expol… digo de un conservador a principios del siglo XX en plena edad de oro de los museos. Trata de completar las galerías con reliquias de todo el mundo para así lograr el màximo prestigio para tu museo.

Este es un juego que me llamaba mucho la atención por temática, diseño y porque le veía potencial como un familiar «plus». Sin embargo, después de leer algunas reseñas algo tibias y al tener un precio elevado, lo había dejado pasar. Finalmente lo encontre muy, muy rebajado nuevo y caí en la droga de nuevo :).

Este juego salió inicialmente en kickstarter por el editor francés Holy Grail Games (Devir en España), ha sido diseñado por Eric Dubus y Olivier Melison e ilustrado espectacularmente por Vincent Dutrait y con un montón de expansiones, algunas exclusivas y otras que en retail venden a parte. Dicho de otra manera, tener el juego completo con expansiones te puede salir por un ojo de la cara si no fuístes backer de inicio.

Nosotros hemos jugado al básico, sobretodo a tres, con la primera edición francesa (aunque tenemos dos expansiones sin usar todavía ). Digo esto porque hay una segunda edición deluxe en curso con algunos cambios importantes de los que hablare posteriormente y que confirman se podrá comprar en su página web (en francés, aunque es un juego poco dependiente del idioma).

La mecánica principal es un set collection con draft. Vamos tomando cartas de objetos disponibles en el centro de la mesa a la mano y luego las desplegamos en nuestro museo pagando el coste via descartar cartas con el mismo valor a nuestra zona de almacén (descarte).

Nada novedoso excepto por un par de twists en la mecánica:

  • Puedes comprar una carta en el turno de otro. A cambio el recibe un token de «prestigio» (que funciona como moneda).
  • En tu turno puedes tomar un objeto del descarte de otro y exhibirlo en tu museo, a cambio de pagarle un token de prestigio y pagar su valor via coste en cartas, que se quedarà en su almacèn.

Aparte hay unos cuantas cosas que se sobreponen sobre la mecánica principal:

  • Unas cartas de objetivo «secreto» de la que eliges una de tres.
  • Eventos que cambian temporalmente las mecánicas durante una ronda.
  • Cartas de «expertos» que van ciclando. Estos se pueden comprar (a cambio de no exhibir un objeto en tu turno) y te permiten complementar colecciones o recibir algunos efectos
  • Cartas con efectos que vas recibiendo y que a cambio de descartarla, te da alguna ventaja temporal o permanente
  • Unas cartas de «opinion publica»: implican penalizaciones al final de partida si tienes en tu descarte objetos de ciertas regiones.

Y a todo esto suma las cuatro expansiones disponibles (y las dos expansiones exclusivas de KS).

Se va puntuando conforme se van bajando objetos en el museo y cuando un jugador pasa de 50, el resto hace un turno mas. Esto da a tratar de «jugar» cuando sobrepasar el límite. La puntuacion final es una bonita ensalada: le añadiras puntos por colecciones  (mas puntos cuantas mas cartas de la misma civilizacion o dominio), puntos por poner tu coleccion en el museo de determinada forma, puntos por tu objetivo secreto, puntos de influencia (moneda) que te queden, restale puntos por opinión pública… y sin contar lo que te metan como puntuación especial en las diferentes expansiones.                             

Y esto es muy resumido el juego. Si quieres leer/ver como se juega en detalle, hay por ahí gente que lo ha explicado ya, y mucho mejor que yo. 
Por poner un par de ejemplos, aquí y aquí

Opinión: ¿Qué tal para jugones?

Este juego pretendía cubrir ese espacio tan complejo entre familiar y experto. El problema es que alguien que tenga un poco de recorrido en los juegos de mesa va a ver rápidamente que el juego se queda cojo en el lado experto. En imeeple han descrito algunos de los problemas de manera muy acertada.

Mi sensación personal, desde un punto de vista jugador regular, es que algo falla. Museum a veces puede ser farragoso sin dejar de ser fluido, algo realmente extraño. Desde un punto de vista jugador competitivo, me da la sensación que no está totalmente balanceado.

Por cierto, olvidarse de jugar a dos, las cartas no ciclan lo suficiente y el juego se convierte en la fiesta del azar. Al menos en esta primera edición, ya que los diseñadores están trabajando en reglas específicas para dos en la segunda versión.

Cuando te pones el monóculo y miras con ojo crítico al detalle, se ve rápidamente que hay cosas extrañas y problemáticas. Por ejemplo, el comprar cartas en el turno de otro es demasiado barato y acabas siempre haciendolo, no hay decisión ahí. Las cartas de objetivos («mecenas») pesan demasiado en la puntuación (¡y están descompensadas!). Los expertos no suelen ser lo suficientemente interesantes como para gastar recursos en ellos. El que sobrepasa los 50 puntos esta algo penalizado, bastante azar (menos azar cuanto más jugadores), algunas elecciones de diseño poco elegantes…

Vamos da la sensación que falto testeo. Y no lo digo yo, es que en la nueva versión el autor ha modificado bastante reglas que cubren la mayoría de esos puntos y que implican cambios desde mi punto de vista importantes. Me da la sensación que podrían reparar el juego bastante y de hecho alguna regla la aplico ya (como los 5 puntos adicionales al que pasa de 50 primero). 

Algo de agradecer a los diseñadores y publicador es que han tomado el feedback de los jugadores. Sin embargo, tener en cuenta que no se pueden aplicar todas las nuevas reglas, ya que algunas cartas se han cambiado/balanceado y se compensan algunas puntaciones. Razón de ser del kit para hacer un «upgrade» de versión que han confirmado que estará disponible en su web a la venta, espero que a un precio asequible.

MuseumClosed

Después de lo escrito, podría dar la sensación que no me gusta el juego, y no es el caso. Museum tiene puntos muy positivos y por los que me gusta bastante.

Las ilustraciones son magníficas y la temática está muy bien integrada en el juego. La mecánica, relativamente simple de set collection mas draft, tiene unos twists y añadidos que dan para una profundidad suficiente para la simplicidad de reglas, duración de partida y mí grupo de juego. La variabilidad de las partidas pienso es suficiente para un jugador no muy experto y se basa en unos objetivos variables, poder cambiar la configuración del museo que usas, los expertos, eventos, cartas de favor y opinión pública que aparezcan. Eso si, esta aumenta mucho si incluyes expansiones (¡estas no las he probado todavía de hecho teniendolas!).

Además, es un juego muy fluido, ya que la dinámica principal es simple: pillo una carta y bajo cartas a mi museo. También tiene muy poco entre turno, ya que en el turno de los otros estas obligado a ver si hay alguna carta que te interesa aparte de estar atento a que descartan los otros que te pueda interesar. Y si no te pones en el turno de otro a ver cómo reorganizar tu museo o preparar lo que vas a bajar. Nunca he tenido sensación de espera en este juego.

Dos de las expansiones, una añade los arqueologos, una mécanica añadida de colocación de trabajadores. El mercado negro añade algo más de interacción en las partidas. Hay otras, algunas exclusivas kickstarters.

El verdadero problema de este juego para un jugon, y por el que pienso se le han dado muchos palos, es un error de target. Este juego para mi es un familiar, pero da rabia ese potencial desaprovechado, probablemente por falta de tiempo para desarrollarlo en profundidad, que podría haber dado para algo más balanceado y que impide verdaderas partidas competitivas a jugadores más expertos. Bueno, eso y un precio bastante elevado en retail, para que nos vamos a engañar.

¿Y qué tal para una familia jugona?

Lo que busco en los juegos de mesa a día de hoy es como mezclar jugadores más aguerridos (jugones) con jugadores con ganas, pero menos experiencia (lo que yo llamo «jugones en formación»), esperando que ambos se diviertan. El estar en mitad de una pandemia y no tener grupo «duro», me obliga un poco a evangelizar (y que demonios, jugar con la familia mola!). Por eso trato de ir enganchando a los menos experimentados y que vayan poco a poco jugando a cosas más complejas con el tiempo. Las preguntas que me hago últimamento suelen ser:

¿Les va a entrar por los ojos a los no tan jugones? ¿Permite al jugon y no jugon divertirse juntos? ¿Permite “evolucionar” a los jugadores? (En el sentido de descubrir nuevas estrategias, mecánicas, etc.)

Museum es un juego que llama la atención al no jugon por componentes y temática. En ese sentido la experiencia con mi familia es que piden este juego y se lo pasan bien, que es lo más importante. Encima, los niños van a descubrir grandes monumentos y diferentes culturas. ¡Les hará viajar! Incluso puede dar lugar a debates interesantes… (¿por qué esos objetos en un museo? ¿A quién pertenecen realmente estos objetos?)

Las reglas son sencillas, sobre todo si nos ceñimos al juego básico, sin florituras, aunque el reglamento es extrañamente confuso. Aconsejo echar un vistazo a las FAQs antes de jugar.

Las mecánicas: el set collection y el draft, son en esencia simples de comprender para los no jugones, lo que lo hace accesible, pero al mismo tiempo están tratadas de una forma suficientemente interesante para que el jugon disfrute ya que tiene profundidad para un juego ligero y de duración limitada. Está en ese punto dulce entre instrucciones simples y juego complejo*. (*relativamente, esto no es un euro duro…, pero está por encima de catanes y carcassones…)

A diferencia de en otros juegos, aquí poner handicap al jugon se puede hacer de una forma natural y sutil, lo que suele ser importante para la autoestima del no jugon, sobretodo niños. Esto permitirá igualar y hacer interesante la partida al jugon. Es tan simple como elegir un objetivo más complejo de obtener al jugon y un objetivo más sencillo de obtener al no jugon. El hecho de que este algo roto en ese punto y el azar inherente que tiene el juego, permitirá nivelar las cosas. En este caso el defecto se vuelve virtud.

Otro punto positivo de este juego para los no jugones es que es modulable: es un juego en el que puedes empezar con la mecánica base e ir poco a poco añadiendo más elementos: cartas mecenas, expertos, eventos, favor, opinión pública… ¡incluso otra mecánica! (colocación de obreros con la expansión de los arqueólogos). 

Eso permite que el no jugon pueda pillar la base del juego y no se abrume con todos los elementos “extra”, en forma de eventos y acciones adicionales, que pueden echarle atrás por complejidad a la hora de seguirlos (no tanto por dificultad añadida la verdad, lo que es un buen punto del juego). Poco a poco, irán pidiéndolo, ya que permite dar mayor variabilidad a las partidas.

Además, la fluidez de la partida y el hecho que tenga una duración moderada (sobre 60’ a 90’), es una puerta de entrada a que los no jugones se vayan acostumbrando a juegos de duración más extensa y que suelen ser más complejos y profundos.

En definitiva, es uno de esos juegos muy recomendable para jugar con niños / ocasionales y que, desde mi punto de vista está un punto por encima de lo que sería un juego puramente familiar, ya que tiene chicha y te permite ir «agrandándolo» conforme van entendiéndolo mejor, sin que el jugador más experimentado se aburra por el camino. Para mi este es el verdadero punto fuerte del juego.

Pero cuidado, no da para un verdadero jugon. Si vas con mentalidad competitiva y con jugadores expertos, sera una frustración. A evitar si eres eurogamer duro y experimentando buscando un juego bien equilibrado con nada de azar.

En mi caso se queda en la colección, ya que disfruto mucho de las partidas con la familia, aunque alguna que otra sea una fiesta del azar. Es probable que el día que mi grupo conozca muy bien este juego y sea 100% competitivo en él, posiblemente dejen de jugarlo, justamente por alguno de los problemas de diseño que tiene.

Por el camino habrán disfrutado, serán mejores jugadores gracias a las partidas a Museum y quien sabe… incluso puede que el update a la 2a edición le haya dado una nueva vida.

En resumen

Puntos positivos 🙂

  • Temática e ilustraciones
  • Fluido, poco entreturno
  • Modulable
  • Final a 50 puntos
  • Mecánicas simples
  • Reglas sencillas, pero buena profundidad
  • Bastante variabilidad, mucha si añades las expansiones

Puntos negativos 🙁

  • No funciona a dos jugadores, las cartas no ciclan lo suficiente
  • Desbalanceado en algunos puntos, como los objetivos
  • Algunas decisiones demasiado evidentes (errores de diseño?) 
  • Azaroso, menos cuanto mas jugadores
  • Ocupa muchísimo espacio en mesa
  • Reglas confusas en ciertos puntos

Temática/Diversión

Un tema bien integrado con la mecánica, esa sensación de satisfacción conforme llenas tu museo, esas ilustraciones espectaculares… un juego que llama la atención y pide jugarse.

Estrategia vs Azar

Bastante azar, sobretodo en el draft, pues puede que no te llegue la civilización que necesitas o se la lleve otro por pura casualidad. También en las cartas de eventos y cartas objetivos (estos descompensados). Sin llegar a ser una fiesta del azar, es seguro que no sera del agrado de un eurogamer… 

Interacción

Como en todo juego de draft, es básicamente indirecta. Tu te montas tu museo primero y después sueles ver que puedes hacer para fastidiar a los otros. 

Simplicidad de reglas y profundidad

Reglas y mecánicas relativamente simples y ademàs modulables, pero con una profundidad suficiente y superior a lo que a primera vista puede parecer. Una sorpresa agradable en este sentido.

Variabilidad y rejugabilidad

La variabilidad/rejugabilidad es limitada y se basa en como aparecen los diferentes objetivos, eventos, expertos, etc. y el usar configuraciones de museo distintas, etc. En mi opinión es suficiente, aunque la mecànica de base sea la misma. Hay un par de expansiones que aumentan bastante este punto, los arqueologos y exposición universal, aunque me den dudas de nuevo sobre su equilibrio y encaje con el juego base (A probar!)

Valoración final

Como jugón: 6/10. No me importaría jugarlo, pero teniendo muy claro sus puntos negativos. Sus puntos positivos compensan y hace que disfrute de las partidas, aunque sepa que el azar pueda definir más de una. Sin embargo, no es un juego que sacaría a jugadores muy expertos y/o competitivos. Si tuviera un grupo sólo de jugadores expertos, no estaría en mi colección. A seguir el update de reglas de su segunda versión, puede que corrija los problemas de diseño que le veo. 

Para formar jugones: 8/10. Este juego es muy llamativo para jugar en familia, jugadores en formación e incluso ocasionales. Sus defectos, en este caso se vuelven virtudes. El jugón puede disfrutarlo ya que es interesante, el azar no define las partidas por completo, y una mala estrategia / error se paga. El hecho que sea simple mecánicamente y de reglas, modulable y con una profundidad/variabilidad interesante lo hace muy recomendable si tu grupo esta en este «momento de madurez lúdica».